Tierra del Fuego: Ordenamiento Territorial, Urbanismo y Arquitectura

Este capítulo aborda el ordenamiento territorial, el urbanismo y la arquitectura que surgió en Tierra del Fuego con los aborígenes selknam que ocuparon la Isla desde hace más de 10.000 años; con la fundación del puerto de Porvenir y la construcción de los cascos de las estancias ovejeras desde fines del siglo XIX; con la edificación de asentamientos e infraestructura industrial para la explotación de hidrocarburos desde mediados del siglo XX; con la Senda de Penetración Vicuña-Yendegaia iniciada a fines del siglo XX; y con nuevos emprendimientos en la zona sur de la Isla ya en este siglo XXI.

Desde hace 110 siglos, la temprana presencia del ser humano en la Isla ha cargado el territorio de huellas y formas, acumuladas, borradas y sobreimpresas en un espacio físico que condensa y dota de sentido a los procesos de ocupación aborigen y económica, los que se superponen a modo de estratos activados en contigüidad y superposición como en un palimpsesto (2) sobre los paisajes en Tierra del Fuego, resultando un conjunto integrado de apropiación del territorio, en el cual coexisten los diversos vestigios de las ocupaciones, más tangibles unos, más intangibles los otros, que se expresan bajo la forma de escritos, cartografías, imágenes, restos arqueológicos, asentamientos humanos, formas de la arquitectura.

Tierra del Fuego fue durante cerca de ciento diez siglos la patria de los aborígenes conocidos como onas o selknam, un pueblo de individuos físicamente muy bien conformados que con el tiempo desarrolló una adaptación extraordinaria a sus duras características geográficas y ambientales. (3) El guanaco, animal esencial en su economía, les brindaba carne para su alimento y pieles para su vestimenta, los usos artesanales y la cubierta de sus chozas. Estas se basaron en una estructura de ligeras varas como base de una construcción resistente a los fuertes vientos, que se completaba con varas más robustas, si las había a mano, forradas exteriormente con pieles, cortezas y ramas. Se ordenamiento territorial se basó en los haruwen. (4)

En este contexto natural y cultural se originó la colonización económica, a fines del siglo XIX, de la cual derivó en buena parte el actual ordenamiento territorial de Tierra del Fuego. Ese ordenamiento se fue produciendo de manera sucesiva, avanzando en complejidad en torno a las principales actividades productivas de la colonización, las que fueron imponiendo al territorio una nueva subdivisión, funcional a la instalación de empresas ganaderas e industrias extractivas, la circulación de productos, bienes y servicios y la construcción de asentamientos humanos.

Los principales emprendimientos fueron la minería aurífera, la ganadería ovina, la extracción de hidrocarburos, los que resultaron consolidados con la fundación del puerto de Porvenir, la creación de numerosas estancias ovejeras, entre ellas Caleta Josefina, Springhill, Cameron, y la edificación de diversos campamentos petroleros, entre ellos Cerro Sombrero. A estos emprendimientos se agregó la construcción de una infraestructura de caminos, eficaz al funcionamiento conjunto del territorio, que fue creciendo con el tiempo en dimensión y complejidad para unir las distintas estancias con Porvenir y, más adelante, como soporte de la industria petrolera.

Este capítulo será publicado en toda su extensión por Ediciones ARQ en el libro “Tierra del Fuego. Historia, arquitectura y territorio” (septiembre 2013).
_______

1) Eugenio Garcés Feliú egarcesf@uc.cl es Doctor Arquitecto y Profesor Titular de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Estudios Urbanos de la Pontificia Universidad Católica de Chile.
2) Corboz, André: El territorio como palimpsesto.
3) Los selknam tenían una adaptación metabólica con temperaturas corporales superior en un grado a la nuestra y una estatura promedio de 1,80 m.
4) Los haruwen recogían una estructura social y territorial, de origen remoto, basada en los grupos familiares.