Rutas de Tierra del Fuego

rutas-01

Un grupo de expertos de la UC, junto a académicos de MIT y la Universidad Politécnica de Cataluña, desarrollaron itinerarios que permiten conocer elementos históricos, patrimoniales, además de la flora y fauna austral.

Cerca del 50% de la superficie de Magallanes es área protegida. Ello da cuenta de la belleza que posee la zona. Una rica fauna y flora, acompañado de vírgenes parejas que cautivan tanto a sus habitantes como a turistas que llegan ansiosos de conocer estas tierras.

Hay zonas y parques que poseen infraestructura desarrollada y operadores que ofrecen guías turísticos para conocer a fondo, como Torres del Paine.

Sin embargo, el caso de Tierra del Fuego es absolutamente distinto. A pesar de guardar rica historia y cultura, hasta la fecha no se habían diseñado itinerarios para que los visitantes puedan aprovechar al máximo su paso por la isla.

Por este motivo, un equipo de investigación de la Facultad de Arquitectura Diseño y Estudios Urbanos de la Universidad Católica, que se ha desempeñado durante diez años en la zona, han acumulado un cuerpo de información expuesto en numerosos seminarios. El equipo, liderado por Eugenio Garcés y Sebastián Seisdedos, recopiló gran cantidad de antecedentes sobre patrimonio cultural de Tierra del Fuego, que les pareció pertinente poner a disposición de la comunidad.

Con este fin, el equipo presentó un proyecto de fomento productivo ante CORFO. “El objetivo principal de este trabajo es agregar valor cultural al paisaje y para ello diseñamos una serie de rutas culturales que permiten poner en relieve el patrimonio de este territorio. Además, se pueden articular una serie de narrativas temáticas que permiten explicar un territorio que está posicionado en el imaginario cultural occidente, desde el descubrimiento del estrecho en adelante”, explica Seisdedos.

Los itinerarios creados son: Ruta Selk´nam, territorios de caza y fuego; Ruta de los Naturalistas, lagos, ríos y bosques; Ruta del Oro, fiebre en el páramo; Ruta de las Estancias, la ocupación ovejera del territorio; Ruta de la madera en el Almirantazgo norte; Ruta del Petróleo, la explotación del oro negro; Ruta de los Humedales, las aves y las aguas; Ruta de los Glaciares en el Almirantazgo sur; Ruta de Darwin y la epopeya de la vuelta al mundo; Ruta de Bridges, primer colono de Tierra del Fuego; Ruta de Gusinde, el cazador de sombras; Ruta del Canal Beagle, el penúltimo confin.

Sin embargo, por la falta de infraestructura, se comenzó sólo con cuatro rutas: De los Humedales, De la Madera, De las Estancias y Selk’nam.

Estas rutas son capaces de asociar el territorio en su dimensión geográfica e histórica, a través de personajes, eventos, actividades económicas, aportando un alto valor estético y cultural a la propuesta.

Las rutas tienen un sentido práctico y han sido diseñadas garantizando la conectividad y la mínima disponibilidad de equipamiento e infraestructura turísticas.

“Estas rutas están pensadas para que sean seguidas por el sector de turismo de intereses especiales, que se diferencia del convencional por estar compuesto por personas que están ávidas de conocer la historia y cultura del lugar, además de proteger el medio ambiente y apreciar la naturaleza”, recalca el académico.

Para seguir los itinerarios, desde marzo se podrá descargar la información a un sistema GPS u observarlas en Google Earth, para recorrerlas junto a un guía o autónomamente.

Turismo sostenible

Uno de los principales objetivos de este proyecto es fomentar el desarrollo del turismo sostenible en Tierra del Fuego como motor de desarrollo local, además de posicionar a la isla como un destino turístico de relevancia nacional y mundial, complementario a Torres del Paine, Atacama e Isla de Pascua.

“Es importante este proyecto porque recoge elementos patrimoniales, culturales e históricos de Tierra del Fuego y de nuestra propia identidad. Nuestro rol será difundir estas rutas culturales para que los operadores las ofrezcan”, declara Andrea Téllez, directora del Sernatur.

“A Tierra del Fuego le falta prepararse para recibir a turistas y ofrecer un producto atractivo, y este es evidentemente un paso hacia adelante”, recalca Téllez.